Decir Osborne es decir el toro, compromiso de unión de El Puerto de Santa María (Cádiz) con su tradición de la cría del toro bravo. Desde que el 19 de Marzo de 1952, su titular, Don José Luís Osborne Vázquez funda la estirpe de los toros de Osborne. Procedentes de la casta Vazqueña, en manos de los Duques de Veragua que no necesitaban enumerar sus ejemplares dada la variedad de sus capas.

Desde el fallecimiento de Don Juan Pedro Domecq y Nuñez de Villavicencio, se dividió por parte de sus herederos.  Lo procedente de Veragua es hoy lo mas puro de los Sobornes que se han mantenido hasta nuestro días. Don Pedro Domecq y Díez traspasa su parte a Don José Luís de la Calle en febrero de 1946 y éste a su vez, a Don Antonio Jiménez en 1948. Don José Luís Osborne adquiere la ganadería en 1952 con un nuevo hierro y divisa (Blanco pureza y verde esperanza) siendo una institución bodeguera.

 

D. José Luís Osborne era un hombre que ha dejado una profunda huella en su personalidad en la ciudad. Una persona que aunaba un carácter serio y tremendamente humano a la vez. Sentía adoración por sus toros y era un autentico trabajador infatigable e incansable en la búsqueda de lo mejor. Los Osborne han destacado con altas cotas de éxito en los ruedos de la geografía española y francesa, destacando plazas y triunfos, como fueron en Madrid, Sevilla, Pamplona, Valencia, Málaga, Córdoba, Barcelona, Arles, Beziers etc.

 

 

Continuan los éxitos y llega a ocupar uno de los lugares privilegiados dentro de las temporadas taurinas. Demandados por todas las figuras del toreo y por las empresas mas prestigiosas de toda España. Si tuviesemos que hacer una reseña de los toros más notables, hemos de destacar “Lampistero”, “Galonero”, “Regatillo”, “Flequillero”, “Trapajoso”, “Jineto” etc.

 

Uno de los más importantes fue “Atrevido” un ensabanado con el numero 56 lidado por el maestro Antonio Chenel “Antoñete” en Madrid, un 27 de Mayo de 1966, en a primera de las corridas televisasdas que pudo ver toda España, que ha quedado en las historia del toreo y en la retina de los afionados como la faena soñada por todos los diestros, cantada por multitud de poetas y escritores para la memoria taurina.

 

El sueño locura convertido en realidad, fue poder reunir 6 toros ensabanados, botineros y bocinegros para soñar con algunos de los sucesores de “Atrevido”. La corrida fue lidiada por tres grandes maestros del momento; Manolo Vazquez, José Luís Galloso y Paco Ojeda.

 

 

Desde la ruta sevillana del toro se encuentra el santuario de los sueños “atrevidos” de multitud de diestros. Una interminable variedad de capas, que ayuda a conocer a los ejemplares; ensabanados, chorreados, mulatos, colorados ojo perdiz, salineros, castaños, sardos, negros etc.

 

Hoy al frente de los Osbornes, Don Emilio González de San Román (nieto de D. José Luís Osborne e hijo de Doña Rosario Domecq) y el maestro de José Luís Galloso se encuentran en cuerpo y alma a materializar los sueños de su abuelo y gran amigo. Volcados y responsabilizados con el campo bravo, son una autentica guía de ganado, pues conocen a todos y cada uno de sus ejemplares y reatas de éstos. A día de hoy persiguen las mismas características de los Osbornes que Don José Luís Osborne Vázquez buscaba; Bravura, galopar en las embestidas, entrega, nobleza, espectacularidad, calidad, fuerza, clase y casta.